Cómo calcular la indemnización por despido de un trabajador

Despedir a un trabajador o recibir una carta de despido, siempre es un momento complicado para ambas partes, por lo que lo mejor es hacerlo de la forma más correcta posible.

A la hora de tomar la decisión de prescindir de un miembro de nuestro equipo, la primera duda que nos asalta es saber cuánto nos puede costar dicho despido. La realidad es que cuando hablamos de dinero y despido, no podemos hacernos unas cuentas fijas, siempre se trata de un coste variable en el que interfieren muchos factores. Si estás pensando reducir la plantilla, debes tener en cuenta tres factores que van a influir en el coste del despido directamente.

  1. Salario del empleado. Siempre tomando de referencia el salario bruto anual.
  2. Antigüedad del trabajador. A mayor tiempo en la empresa, también será mayor el coste de la indemnización.
  3. Tipo de despido. No es lo mismo hablar de un despido improcedente que aquel que podamos justificar de forma objetiva y contundente.

En cualquier caso, siempre es recomendable, despedir bien a nuestro empleado.

Debemos tener en cuenta unas consideraciones previas. Lo primero que debemos tener claro es el tipo de despido que vamos a aplicar, teniendo en cuenta que para ello debemos tener causas probadas si nos estamos planteando enmarcarlo como despido procedente.

Por parte de la empresa, es fundamental preparar toda la documentación a la hora de comunicar la decisión al trabajador. Esta información debe ser clara, transparente y empática. No olvidemos que la noticia siempre es algo traumática para quien la recibe, por lo que la parte moral implícita en este proceso, es algo que no debemos obviar.

  1. Traslada la información de forma directa y confidencial a tu trabajador. Nunca optes por comunicar una decisión así a través de terceros.
  2. Es aconsejable, que en el momento de la comunicación contemos con testigos. No solo por la posible reacción, si no también para tener constancia legal de lo ocurrido.
  3. Evita reacciones adversas. Siempre es un punto a favor poner en valor aquellas valoraciones positivas que podamos extraer de la experiencia compartida. Permite que tu trabajador se exprese y comparta su opinión.
  4. Respeto y gratitud. No olvidemos que durante el tiempo que dicho trabajador ha formado parte de nuestro equipo, ha aportado un bien humano a nuestra empresa. Por tanto, debemos ser capaces de trasladar esta información desde el máximo respeto posible.

La empresa, antes de todos estos pasos, deberá haber iniciado un proceso previo para que el despido improcedente o procedente sea totalmente correcto y por tanto esto incluye el cálculo económico de la indemnización.

Indemnización por despido

  1. Salario por día.

Para calcular el salario de un trabajador, será necesario contar con todas las nóminas de los últimos doce meses trabajados. Incluyendo pagas extras en caso de que no estén prorrateadas en la nómina mensual.

Con esta documentación en mano, debemos sumar el salario bruto de los meses correspondientes y las pagas extras (en caso de no estar incluidas en la nómina mensual) para obtener el salario bruto anual. Al dividir la cuantía entre doce, obtendremos el salario por día.

En caso de que nuestro trabajador, haya solicitado una reducción de jornada por cuidado de un menor o familiar, parto prematuro, hospitalización, por ser víctima de violencia de género o por baja de maternidad, el salario día se calculará como jornada completa. Es decir, no se tendrá en consideración dicha reducción de jornada.

  1. Años trabajados

Una vez que sepamos con certeza el salario/día, lo siguiente determinante para calcular el coste de la indemnización será el tiempo que dicho trabajador que formado parte de nuestra empresa.

Si un empleado no ha llegado a estar un año completo trabajando con nosotros, el cálculo se hará de igual modo. Es decir, aunque contabilicemos el total de años, la realidad es que se cuantifica el total de días trabajados por mes.

  1. Indemnización pertinente

Una vez que sepamos el salario por día y los años trabajados, debemos conocer el tipo de indemnización.

  1. Indemnización de 20 días por año trabajado. Siempre que se trate de un despido objetivo (causas justificadas), la empresa deberá indemnizar al empleado con 20 días por año trabajado. También deberá sumar el prorrateo del tiempo inferior a un año. Eso sí, el finiquito nunca será superior a la cantidad que obtendríamos con la suma de 12 mensualidades de un salario.
  2. Indemnización de 33 días por año trabajado. En el caso de despido improcedente y de contratos posteriores a febrero de 2012, la empresa tiene la opción de pagar al empleado una indemnización de 33 días por año con una cuantía final que nunca superará la suma de 24 mensualidades.
  3. Indemnización mixta de 33/45 días por año trabajado. En este supuesto la fecha es fundamental, así como el tipo de despido. Si un contrato data de antes del 12 de febrero de 2012 y se trata de un despido improcedente, el finiquito se calculará sumando dos tramos diferentes; para los días anteriores a esa fecha se calculará a partir de 45 días de salario/año y con posterioridad a dicha fecha, se abonarán 33 días/año. En cualquier caso, no se excederán las 42 mensualidades.

Ejemplos de indemnización por despido

Para simplificar toda la información ofrecida en este post, pondremos en último lugar un ejemplo con un supuesto que nos permitirá calcular una indemnización.

Laura cobre un total de 1.500€ brutos al mes, además de dos pagas extras anuales.

Para calcular el salario diario de Laura, multiplicaremos su salario mensual por 14 (12 pagas + 2 pagas extraordinarias). 1.500 x 14 = 21.000€ salario anual bruto. Si dividimos dicha cantidad por 12 meses, obtendremos el salario mensual. 21.000/12 = 1.750€.

A su vez, debemos dividir dicha cantidad por 30 días que tiene un mes. 1.750/30 = 58,3€, que sería el salario diario de Laura.

Si la trabajadora comenzó su trayectoria profesional en nuestra empresa en junio de 2018 y es despedida a fecha de mayo de 2020, a efectos legales es como si Laura hubiese trabajado en nuestra empresa desde el 1 de junio de 2018 hasta el 31 de mayo de 2020. Por tanto, un total de 24 meses y 720 días.

Si la forma de despido fuese procedente, le corresponderían 20 días por año trabajado.

720 días de antigüedad x 20 días de salario/ año = 365 = 39,45 días indemnizables. Si multiplicamos los días de indemnización por su salario diario, el total a pagar a Laura ascendería a 2.299,93€.

Si se tratase de un despido improcedente, contabilizaríamos 33 días por año trabajado, resultando el siguiente cálculo:

720 días de antigüedad x 33 días de salario/año = 365 = 65.09 días indemnizables. Si multiplicamos los días indemnizables por su salario diario, Laura tendría que percibir 3.794,74€ por su despido.

Esperamos que esta información os haya servido para poder esclarecer dudas o tener en cuenta el coste de despido de un trabajador.

En Nuño Jiménez Asesores estamos a tu plena disposición para poder ayudarte en caso de conciliación laboral ya seas empresa o trabajador.

© 2020 - Nuño Asesores

Desarrollado por Innovo Comunicación