nuño jiménez asesores

Cada año millones de españoles sueñan con que les toque la lotería de Navidad. Durante todo el mes de diciembre, incluso a lo largo de todo el año, escogemos y compramos una gran cantidad de décimos, que en muchos casos, terminamos compartiendo con familiares, amigos o compañeros de trabajo. Sin embargo, la gran mayoría de las veces, este sorteo universal nos deja poca suerte y pocos son los agraciados que lograr hacerse con grandes premios, pero nos hemos parado alguna vez a pensar, qué pasaría si nos tocase.

En un premio pequeño, los más frecuentes (pedreas o reintegros) es muy sencillo y no suele generar mayor conflicto, pero si el premio fuera de una cuantía importante, las cosas cambian y debemos tener en cuenta cómo y dónde cobrarlo, las obligaciones fiscales y la titularidad del premio.

Para proceder al cobro del premio, Loterias y Apuestas del Estado tiene establecido que para cobros inferiores a 2.500 euros, la red de puntos de venta será el lugar al que deberemos dirigirnos con nuestro décimo. Para cifras superiores, hay que acudir a una entidad financiera e iniciar un proceso que tiene implicaciones fiscales, además de la división que supondrá compartir con más de una persona dicho premio.

Para justificar un premio de un décimo de lotería de Navidad, es necesario un documento al portador, que otorgará la titularidad a quien lo posea. Por este motivo, es aconsejable que tengamos alguna prueba de la participación en aquellos décimos que compartamos y la cantidad con la que jugamos.

A partir de este punto, deberemos justificar todos los participantes en el décimo y la cantidad con la que lo hacen. De esta forma, Loterías y Apuestas del Estado, liquidará a cada uno la parte correspondiente. Nunca debemos realizar el cobro de un décimo premiado compartido por nuestra cuenta y posteriormente hacer el reparto, esto se podría considerar una donación y estará sujeto a impuestos.

Los premios de lotería desde el año 2013 están sujetos a un impuesto, la retención de un 20% para todas las cantidades superiores a 2.500 euros. Por lo que la mecánica para aplicar dicha retención es muy sencilla. Loterías y Apuestas del Estado se encargará de ingresar dicho porcentaje por cada décimo premio a Hacienda y entregar a cada una de las personas que han compartido el décimo, la cantidad correspondiente tras aplicar dicha retención. Una vez realizado todo el proceso, el dinero percibido estará libre de impuestos y no será necesario incluirlo en la declaración de la renta.

Este impuesto será aplicado de forma independiente a cada décimo premiado.

Desde Nuño Jiménez Asesores os deseamos Feliz Navidad y mucha suerte y salud para recibir al año 2020, si puede ser con un décimo premiado mucho mejor.

© 2020 - Nuño Asesores

Desarrollado por Innovo Comunicación