despidos

Muchas pequeñas y medianas empresas están muy preocupadas por la supervivencia de sus negocios y sus trabajadores. A este respecto son muchas las PYMES que han optado por acogerse a despidos temporales, los conocidos ERTES. Sin embargo, no todas las situaciones son propicias para ello.

El pasado 27 de marzo, el Gobierno en rueda de prensa restringía las casusas por las que una empresa puede rescindir un contrato durante el periodo de alarma.

A lo largo de este post, os explicaremos cuáles son dichas restricciones y cómo nos afectan. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no se han prohibido los despidos, pero si se van a restringir las causas por las cuales damos de baja a un empleado. Es decir, las empresas no podrán alegar como motivo de despido la situación derivada del Covid-19, deberán ser causas ajenas y objetivas las que nos permitan prescindir de un empleado durante la alerta sanitaria que atraviesa nuestro país.

Tras dicha rueda de prensa, muchos medios de comunicación titulaban con rotundidad la noticia, exponiendo en sus primeras líneas que el Consejo de Ministros prohibía cualquier tipo de despido. Sin embargo, Yolanda Díaz, declaró; “No es necesario despedir a nadie en nuestro país”, llamando a la calma de miles de empresarios que estaban optando por esta medida drástica para conseguir cuadrar sus cuentas. Igualmente, la ministra de Trabajo expresó que el Covid-19 no podrá ser justificación para ello; “Nadie puede aprovecharse de esta crisis sanitaria. No se puede utilizar el Covid-19 para despedir”.

Si acudimos al Real Decreto-Ley 9/2020 del 28 de marzo de 2020, podremos extraer toda la información necesaria para asegurar que únicamente estarán prohibidos aquellos despidos objetivos en los que se alegue la crisis del coronavirus como causa de extinción del contrato. Esto quiere decir, que las rescisiones de contrato serían improcedentes y supondrían una indemnización al trabajador de 33 días por año trabajado.

Por tanto, es importante conocer los tipos de despido y sus implicaciones:

Despido procedente:

  • Despido disciplinario: Provocado por una falta grave y culpable del trabajador.
  • Despido por causas objetivas: En cuyo caso la empresa debe atravesar un momento de pérdidas económicas o disminución de ingresos, cuando existan cambios organizativos por los que la persona contratada ya no tendría razón de ser o bien cuando existan cambios en la producción de la empresa.

Estos despidos objetivos son los que se han rescindido durante el estado de alarma, siempre y cuando se alegue dicho estado de alarma como causa del despido.

Los despidos disciplinarios no obligan a la empresa a ningún tipo de compensación económica al trabajador, mientras que los objetivos si suponen una remuneración de 20 días por año trabajado. Dicho cálculo será proporcional al tiempo que dicho trabajador haya permanecido en la empresa.

Despido improcedente:

Se trata de despidos sin causa manifiesta o que se pueda acreditar. En este supuesto, la empresa deberá abonar una indemnización de 33 días por año trabajado a su empleado, (45 en aquellos casos en los que el trabajador cuente con una antigüedad con anterioridad a febrero de 2012).

Despidos nulos:

Se trata de casos en los que se demuestra que el despido ha sido provocado por causas de discriminación y se vulneran por tanto los derechos del trabajador.

En este caso, la empresa está obligada a readmitir al trabajador, abonando aquellas nóminas no abonadas desde la fecha de despido.

¿SE HA PROHIBIDO EL DESPIDO DURANTE EL ESTADO DE ALARMA EN ESPAÑA?

No, no se han prohibido, solamente se han restringido los despidos que alegan como motivo el estado de alarma.

 

 

Si tienes alguna duda, eres autónomo, empresario o trabajador y quieres informarte sobre tu situación, contacta con nosotros a través del email: info@nuñoasesores.com

© 2018 - Nuño Asesores

Desarrollado por Innovo Comunicación