Falsos autónomos

La crisis económica ha traído consigo muchos cambios en la estructuración de las empresas, creando relaciones laborales que esconden un fraude legal.

Los falsos autónomos mantienen una relación profesional con sus correspondientes empresas a través de una apariencia legal de prestación de servicios por cuenta propia.

Esta vinculación laboral de ambas partes, es una fórmula ilegal de contratación, y aunque a priori suponga un abaratamiento en los costes sociales para el empresario, éste ignora los riesgos y consecuencias de este tipo de contrataciones.

¿Qué puede suponer a la empresa la contratación de un “falso autónomo”?

Lo primero que implicaría esta vinculación laboral sería una mercantilización de una prestación, de forma que no sólo se abaratará el coste salarial no estando sujeto al convenio colectivo, sino que además elimina el coste de la seguridad social. Esto es así porque el propio “autónomo” corre con los gastos de su seguridad.

Otro de los motivos que lleva a una empresa a contratar este tipo de empleados es la ignorancia de las posibles consecuencias que le supondrían que esta vinculación laboral llegase a los juzgados.

En este caso, la empresa se vería obligada a liquidar las cuentas de los seguros sociales no abonados hasta la fecha.

Conllevaría además un recargo de prestaciones o alguna responsabilidad civil causada por la irregularidad entre sus empleados, y por último, la empresa se vería obligada a abonar la diferencia salarial al trabajador.

Sin embargo, la consecuencia más grave sería la sanción administrativa e inclusive las acciones penales que pudieran derivar contra el derecho de sus trabajadores.

Si tienes alguna duda o estás buscando formas de contratación laboral que puedan resultarte beneficiosas sin causar ningún tipo de perjuicio a tu empresa y empleados, llámanos sin ningún tipo de compromiso. En Nuño Jiménez Asesores somos expertos en Asesoría Laboral y Asesoría Fiscal.

© 2018 - Nuño Asesores

Desarrollado por Innovo Comunicación